Buscar

Mi Cuenta
Usuario
Clave
Registrarme
Recordar Clave

Esta tienda está autorizada por
Visa y MasterCard para realizar
transacciones electrónicas.

Miguel Rojas

Miguel Rojas Jiménez (11/12/1952). Escritor, teatrólogo historiador costarricense egresado de la Universidad de Costa Rica.

Rojas y el teatro. La sociedad se ve reflejada en el teatro, y a su vez el teatro explora y construye su creación a partir de las historias de la sociedad.

Es una metáfora sin fin donde se mira a los seres humanos en acción.

Rojas y la historia. La historia no es un problema, el problema lo tienen quienes la enmarcan y la investigan solo desde un ángulo de comprensión y de relativismos interesados en posicionar corrientes ideológicas específicas, con lo que se crean feudos de pensamiento, control y manipulación. Por eso es categórico cuando afirma que no se puede dejar la historia solo en manos de los historiadores, porque la historia se escribe desde muchas historias de conocimiento, de actores sociales, políticos y culturales como un todo orgánico. En este aspecto, se aplica con clara convicción y firmeza a los asuntos patrios de soberanía histórica y artística costarricense, lo cual toca grupos de poder cuyos intereses y bandera parecieran levantarse fuera del país. La efeméride más significativa, señala Rojas, es el acta de nacimiento de un país y su constitución política inicial, pues ahí se constituye y manifiesta la soberanía del pueblo.

Rojas y el drama. Es el creador moderno de tres vertientes en la escena del drama-teatro de Costa Rica. Su trilogía PATRIA incluye “Sonar de campanas” Declaratoria de la Independencia de Costa Rica en el proceso y conclusión costarricense el 29 de octubre de 1821, en Cartago, la antigua capital), “Los nublados del día” (Primera guerra civil costarricense y triunfo de la civilidad que construye la nación), “Armas tomar” (Invasión a Costa Rica del militar hondureño Francisco Morazán que derrocó al gobierno civil, posterior levantamiento del pueblo y fusilamiento de Morazán 1842), completa un ciclo de drama histórico que explora y sienta las bases del uso de la historia costarricense como fuente para la creación de una dramaturgia con sólida identidad nacional.

La segunda vertiente se posiciona con su obra “Garavito, sol de la libertad” (El enfrentamiento a muerte de la fuerza autóctona representada por el Cacique Garavito en contra de la España invasora y genocida, determinante para escuchar la voz propia que la historia oficial, las academias y los gobiernos han querido silenciar.

La tercera vertiente rompe toda la estructura mental del drama-teatro costarricense, al incorporar definitivamente la llamada “ciencia ficción” con su trilogía “El tazón azul de las esferas”. Su obra “Destello en la lejanía”, luego “Destino las estrellas” estrenada por el Teatro Girasol (EEG-2008-Universidad de Costa Rica) en un excelente montaje futurista en el que Costa Rica forma parte de una humanidad transplanetaria, donde se mantiene la esencia de la introspección de quiénes somos en las relaciones humanas de todos los días.

Finalmente, “El viaje más fabuloso”, una travesía circular de aspiraciones, sueños, realidades, fantasías y conductas humanas.

Su producción dramática es muy puntual en asuntos calientes de nuestra sociedad. Su obra “Carnaval de manso rebaño salvaje”, que la Compañía Nacional de Teatro, tácitamente se negó a llevarla a escena, es una parodia tragicómica de la corrupción total que
vive el país en todos los niveles sociales; mafias de todo tipo que se reparten el país para su lucro, ejercicio de la política y el poder.

Rojas y el drama –teatro infantil. Ha escrito sobre teoría y práctica para este género teatral, además de crear obra dramática. La Editorial Costa Rica publicó en 1995 su eptalogía “Fantasía Tropical” y en el 2009 su trilogía “La Lámpara Encendida”.

Rojas y el ensayo. Su visión de mundo es la de que Costa Rica –a pesar de su pequeñez territorial, tiene que partir de su fuerza interior, de su vitalidad como nación inclusiva de todos los
individuos y grupos sociales que quieran ser costarricenses y desean trabajar con hechos –no palabras, por su patria. De acuerdo con su postulado básico, todas las experiencias y expresiones culturales de otros grupos humanos extranjeros deberían tener espacio en el medio nacional, pero siempre tendrá que prevalecer el sincretismo, el enriquecimiento nacional a través de la mezcla y síntesis, donde al final quede la esencia de la metáfora creativa costarricense, pues lo que interesa en ese contexto es Costa Rica.

Rojas académico. Es profesor en la Escuela de Estudios Generales de la UCR donde ha incorporado una visión integral de la historia, la sociedad, el arte y la cultura, incluidos los museos nacionales
como lugar de conocimiento diversificado, estímulo a la curiosidad y exploración del estudiante, así como un encuentro con la cultura general y humanística, la conciencia crítica y la formación ciudadana con lucidez y autonomía de pensamiento, en actitud constructiva para una Costa Rica integralmente mejor, en arte, ciencia y tecnología, pensamiento, comunicación, búsqueda espiritual y desarrollo económico y material equilibrado de la sociedad.

Según Rojas, la cultura bien entendida es parte de la vida económica activa de una comunidad y debe ser incorporada plenamente a los medios de producción de nuestra identidad.

Desde su perspectiva, el ser humano es una sola unidad, fragmentada para su mejor búsqueda interior, que cada uno como persona, familia, sociedad, país, mundo, es lo que va decidiendo ser, en una triangulación física, psíquica y cósmica. Su idea de
política cultural es inclusiva e integradora de todos los componentes sociales, pues todo corresponde a un tejido social que los estados, y los gobiernos de turno deben propiciar obligatoriamente con justicia y de manera armónica, a pesar de las contradicciones, por eso se vive y evoluciona en sociedad.
Rojas y la independencia de Costa Rica. Ha recuperado para nuestro país la verdadera legitimidad del acta y la fecha de independencia
histórica y jurídicamente cierta, según proceso interno de Costa Rica, declarado el 29 de octubre de 1821 en la antigua capital, Cartago, con la participación de todos los representantes de la Costa Rica de aquella época.

Rojas y su más reciente publicación. Una vez más con “A PUNTO DE REVENTAR” (2014), sorprende por su variedad temática, enfoque y tratamiento de los asuntos dramáticos puestos a la luz pública.


29 DE OCTUBRE DE 1821 – 29 DE OCTUBRE DEL 2021 BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE COSTA RICA

Fuentes: Archivo Mer. Biblioteca Nacional –CR.

Biblioteca Carlos Monge –UCR. Periódicos: La Prensa Libre. La Nación. Diario Extra. Semanario Universidad. Revistas: Káñina –UCR. Nacional de Cultura –UNED. Escena –UCR. Páginas web de la Editorial Costa Rica de los años 2012 y 2013.

–Febrero 2014. maz.-

Editorial Costa Rica
Todos los Derechos Reservados 2018