Buscar

Mi Cuenta
Usuario
Clave
Registrarme
Recordar Clave

Esta tienda está autorizada por
Visa y MasterCard para realizar
transacciones electrónicas.

Juan Valera

Nace don Juan Valera el 18 de octubre de 1824 en Cabra, provincia de Córdoba, España.
Efectúa sus estudios en el Instituto de Málaga y en el Sacro Monte de Granada. Luego, con el título de Licenciado en Derecho, se traslada a Madrid en el año 1846. Desde entonces, el futuro gran escritor se desenvuelve en los ambientes sociales más distinguidos y a cobijo del favor oficial. En otras palabras, en "un muchacho de la crema", como decía la condesa de Pardo Bazán, su amiga y enérgica novelista. Pronto entra a la carrera diplomática, en cuyo servicio tiene la oportunidad de representar a su patria en las principales ciudades de Europa, tales como Nápoles, Dresde, Berlín, Varsovia, Moscú, así como en los Estados Unidos de Noramérica en Lisboa y en Brasil. Desde luego que estas relaciones de privilegio le conceden la ocasión de acrecentar su formación cultural y su conocimiento real del mundo, incluidas sus aventuras galantes a las que el escritor no les escamotea el bulto, ni tampoco tiene por qué hacerlo.

Ingresó en el cuerpo diplomático y desempeñó diversas funciones diplomáticas en varias embajadas (Nápoles, Lisboa, Río de Janeiro, Dresde y Rusia) y, más tarde, fue ministro plenipotenciario en diversas capitales europeas y en Washington. Fue diputado y ocupó importantes cargos en la administración. En 1861 ingresó en la Academia de la Lengua. La última etapa de su vida transcurrió alejada de toda actividad pública, a causa de su ceguera.

De sus muchas obras, novelas, teatro, poesías de escaso mértio, ensayos de crítica literaria y filosófica y aun traducciones, merecen citarse las siguientes novelas: 'Pepita Jiménez' (1874); Las ilusiones del doctor Faustino (1875); El comendador Mendoza (1877); Pasarse de listo (1878); Doña Luz (1879); Juanita la larga (1896) y Genio y Figura (1897).

Juan Valera es, sin duda, uno de los más ilustres escritores del siglo XIX español. Ilustre no solo por su exquisita cultura clásica y moderna, sino además por su singular sentido de lo que podríamos denonimar mundanidad. Pero también, por la perfección de su estilo clásico y su técnica realista, aun cuando el atildamiento de sus cláusulas no obstaculiza en ningún momento la corriente del pensamiento que fluye por ellas con natural espontaneidad.

Editorial Costa Rica
Todos los Derechos Reservados 2018